Este sitio web hace uso de cookies.

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web. Saber más

Acepto

 iconofacebook iconotwitter1 iconoyoutube iconovimeo

H. LaurentinoSe le atribuye al primer canciller de la República Federal de Alemania y uno de los padres fundadores de la Unión Europea, el nonagenario Konrad Adenauer, la frase: “Lo difícil es cumplir 90 años, después te salen alas” *. Quien haya conocido al Hermano Guillermo puede atestiguar la veracidad de esa confesión. Es más, en el caso que nos concierne, el vuelo comienza muchísimo antes. Remontémonos 100 años atrás.

El 12 de marzo, hace un siglo, en Villar, Barrio de Nistoso (Norte de León y cercano a Astorga) nacía un niño, cuyo nombre era Laurentino Fernández. La vida, la llamada de Dios, sus deseos de servir y acompañar a los jóvenes, los testimonios de algunos Hermanos de La Salle hicieron que ese niño leonés pasara a llamarse Hermano Guillermo, formando parte de la gran familia lasaliana.

Pero vayamos por partes. Los padres del Hermano Guillermo, Andrés y Marta, se dedicaban a la agricultura. Su madre, además, se cuidaba de un pequeño comercio de alimentación. Había que mantener a una familia de 6 hermanos, 3 chicas y 3 chicos. Uno de estos, 11 años más joven, el Hermano Emilio, está en la Comunidad de Mollerusa.

Desde su infancia, Laurentino quería emular a su abuelo Eusebio, que era maestro. Ahí podríamos encontrar el germen de su vocación docente. Para que esta se desarrolle con 13 años sale de su amado terruño y toma el tren con dirección a Barcelona-Figueres. Son tiempos difíciles y hay que amoldarse a las circunstancias de la contienda civil. De ahí que tras su paso por Cataluña y Francia recale en Bujedo (Burgos), lugar en el que realiza su noviciado y emite como Hermanos de La Salle sus primeros votos el 7 de septiembre de 1938.

Para realizar su formación posterior, el escolasticado lo cursa en Cambrils. Su vuelo se posa en tierra tarragonense el 23 de julio de 1939. Su labor educativa se estrena en la Seu d’Urgell haciéndose cargo de niños de la primera clase (7 a 10 años). Su estancia a los pies de los Pirineos leridanos dura 3 años.

IMG 2923Con un bagaje pedagógico más amplio, en 1947, va a Barcelona, al colegio de Comtal, cuya Comunidad está integrada por 22 Hermanos. Allí empezó a iniciarse en la música y dirigir la coral colegial. Pasa un cuatrienio y en septiembre de 1951 va a Girona, donde posa su vuelo durante 29 años; es decir, hasta septiembre de 1980. En este amplio periodo se ocupa de la Primaria, el Peritaje Mercantil, el Bachillerato. Pero, amén de dar mucha clase, su actividad extraescolar es muy reseñable. Catequesis en algunos barrios, coro, deportes (fútbol, baloncesto, patinaje) y durante 19 años acompaña en los meses de julio a los cursos intensivos organizados por la Universidad Católica de Angers.

El vuelo es en círculo y regresa a sus inicios educativos. De nuevo recala en la Seu. Por su buen hacer musical coopera en la parroquia, Santa Magdalena, la catedral y Les Escaldes (Andorra). En la capital del Alto Urgell nació el primer grupo de flautistas: “Sons del Cadí”, que actuaba en celebraciones y fiestas del colegio y de la parroquia. Su estancia fue feliz, apasionante y entregada en cuerpo y alma.
Durante el curso 1991-1992 su vuelo se posa en Santa Coloma de Farners, aunque siguiendo la migración de las aves, durante los veranos colabora en proyectos de verano en África. Por ejemplo, durante 4 veranos estuvo en Dapaong (Togo). También contribuyó en los proyectos llevados en Daloa (Costa de Marfil), Burkina Fasso y Tami (Togo).

Este viernes 12 de marzo, en el colegio La Salle Santa Coloma de Farners celebramos su testimonio de 100 años de fe, de fraternidad y servicio. Motivo de alegría, de gozo, y también dar gracias a Dios por el don que ha dado a cuantos han conocido al Hermano Guillermo. Él, a su vez, agradece a los Hermanos, Asociados y a tantos compañeros en la misión que han tenido la suerte de compartir experiencia de revoloteo. Y por supuesto no puede olvidar a sus incontables alumnos de quienes expresa que son “acicate de tanta ilusión, armonía y vivencias”.

Tal vez en una de tus catequesis, Hermano Guillermo, les has hablado a tus alumnos de cómo el Señor te ha llevado a lo largo de este siglo. Les narrabas el texto del Éxodo: “Vosaltres heu vist com he tractat els egipcis, com us he portat igual que l'àguila porta els aguilons sobre les ales i us he conduït fins a mi.” “Vosotros habéis visto lo que hice con los egipcios, y que os he traído a donde yo estoy como si vinierais sobre las alas de un águila.” (Éxodo 19,4). Nosotros queremos agradecerte este majestuoso vuelo que nos has brindado, llevándonos como polluelos sobre tus alas. 

Felicidades Hermano Guillermo… y gracias por tu vuelo. 

-------

* Esta frase la expresa quien fuera presidente de Israel y Premio Nobel de la Paz, Simón Peres en la celebración de su 90 cumpleaños.

Template Settings
Select color sample for all parameters
Red Green Blue Gray
Background Color
Text Color
Google Font
Body Font-size
Body Font-family
Scroll to top